Contáctenos

Infopresario – Información Para Emprendedores

La Parábola del Pescador Mexicano

Desarrollo Personal

La Parábola del Pescador Mexicano

Uno de mis cuentos favoritos – La Parábola del Pescador Mexicano – ayuda a los emprendedores recordar lo que realmente es importante en la vida. Es corta, divertida y comunica un mensaje muy sabio.

El Pescador y el Alto Ejecutivo

Un alto ejecutivo americano estaba en el muelle de un pueblito costero mexicano cuando llegó un botecito con un solo pescador. Dentro del bote había varios atunes amarillos de buen tamaño.

El americano elogió al mexicano por la calidad del pescado y le pregunto: – “¿Cuánto tiempo le tomó pescarlos?”.

El mexicano respondió: – “En muy poco tiempo. cuestión de minutos”.

El americano de nuevo le preguntó: – “¿Porqué no permaneces más tiempo y sacas más pescado?”.

El mexicano dijo: – “Tengo lo suficiente para satisfacer las necesidades inmediatas de mi familia”.

– “Pero.. ¿qué haces con el resto de tu tiempo?”. Volvió a preguntar el americano

El pescador mexicano le comentó: “Duermo hasta tarde, pesco un poco, juego con mis hijos, me hecho una siesta, como con mi familia, voy más tarde al pueblo donde tomo algo de vino y tocamos la guitarra con mis amigos y mi mujer con quien hago el amor todas las noches. Como ves tengo una vida divertida y ocupada”.

El americano replicó: “Mira, yo soy un alto ejecutivo MBA de Harvard y podría ayudarte. Deja que te explique… deberías gastar más tiempo en la pesca, con los ingresos comprar un bote más grande, con los ingresos del bote más grande podrías comprar varios botes, eventualmente tendrías una flota de botes pesqueros.

En vez de vender el pescado a un intermediario lo podrías hacer directamente a un procesador, eventualmente abrir tu propia procesadora. Deberías controlar la producción, el procesamiento y la distribución. Deberías salir de este pueblucho e irte a Ciudad de México, luego a Los Ángeles y eventualmente a Nueva York, donde manejarías tu empresa en expansión”.

El pescador mexicano preguntó: – “Pero, ¿cuanto tiempo tardaría en hacer todo eso?”.

A lo cual respondió el americano: – “Pues entre 15 y 20 años”.

E insistió el mexicano: – “¿Y luego qué?”.

El americano se rió y dijo que esa era la mejor parte. “Cuando llegue la hora deberías anunciar una oferta inicial de acciones y vender las de tu empresa al público. Te volverás rico, tendrás millones”.

Poco convencido, el mexicano volvió a contestar: “¿Millones? … Y luego qué?”.

Dijo el americano, “Luego te puedes retirar e irte a un pueblito en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con tus hijos, comer con tu familia, ir por las noches al pueblo a tomar vino y tocar la guitarra con tus amigos y poder dedicarte a tu mujer”.

Anónimo

MORALEJA: Cuantas vidas desperdiciadas buscando lograr una felicidad que ya se tiene pero que muchas veces no vemos. La verdadera felicidad consiste en amar lo que tenemos.

Si te gustó el artículo, gracias por compartir tus pensamientos a continuación…

Seguir leyendo
También te puede interesar...

CEO y Fundador de Infopresario y DigiTarjeta

58 Comentarios

58 Comments

  1. Uriel Herrera

    Septiembre 29, 2015 en 4:22 pm

    Las parabolas son muy educativas y nuestro Senor Jesucristo las uso mucho. Comentando esta que nos comparte Charles tiene que ver con prioridades. Siempre les pregunto a mis amigos cuales son sus tres principales prioridades a las cuales contestan: mi familia, mis padres, mi trabajo, mi carro, mi negocio, etc. etc. siempre les contesto donde o en cual lugar esta Dios? Porque sin Dios no tenemos nada. Mi primera prioridad es Dios y todas las demas cosas van a venir por anadidura, es una promesa de Dios creador del Universo y yo le creo.

  2. federico salomon

    Septiembre 26, 2015 en 11:16 am

    Gracias por este excelente cuento.Ya me lo habías enviado antes.Es muy sabio.

  3. Martha Lucía

    Septiembre 26, 2015 en 3:21 am

    Gracias por el cuento. Es una hermosa lección de vida.

  4. Alberto Vasquez

    Septiembre 25, 2015 en 9:23 pm

    Es curioso que las personas no entiendan que no todos pasan esta vida atesorando dinero y decepcionante que la mayoría de personas se dé cuenta MUY tarde, que lo que realizan (realizaron) en la vida no les satisface. Gracias por brindarnos estas oportunidades. Cordial saludo

  5. Margarita

    Septiembre 25, 2015 en 5:36 pm

    Me encanto el cuento, y que es muy moralizador, pues nos enseña que debemos que es lo que buscamos en la vida: no es lo que se dice siempre, es decir ganar mucho dinero, sino que debemos descubrir la felicidad a nuestro alrededor.

  6. Dina

    Septiembre 25, 2015 en 3:13 pm

    La pregunta del millón!… y luego qué???

    Gracias por compartir el relato Charles!

    Saludos

  7. Miguel Camacho

    Septiembre 25, 2015 en 10:07 am

    Gracias por el cuento, de hecho lo había escuchado en otra versión esta esta mas completa, siempre es bueno recordarlo ya que aplica en la vida de todos los que nos cansamos por trabajar sin ningún sentido. Gracias.

  8. Humberto

    Septiembre 25, 2015 en 10:03 am

    Es bueno reflexionar y mirar lo que tenemos y teniendo todo cerca no nos damos cuenta cuanto valor tiene. Buena leccion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de Desarrollo Personal

Últimos Artículos

Internet Marketing

La tecnología nos forzara a evolucionar

Por Octubre 19, 2016

Estilo de Vida

El papel que juega el miedo en el éxito

Por Mayo 26, 2016
Ir Arriba